Un mensaje de nuestro Presidente …

Al igual que muchas personas que son tercera generación de inmigrantes mexicanos, yo crecí hablando tanto inglés como español. Curiosamente, ninguno de mis padres era católico. Yo recuerdo que me sentaba al donfo del salón, sorprendido de ver como mi abuela entraba en trance y hablaba con los muertos en una reunión espiritista. Mi madre asistía a la iglesia de la misión luterana de habla hispana; yo asistí a esa iglesia hasta la edad de diez años. Hace algunos años, unos amigos nos introdujeron al universalismo unitario. Ellos nos aseguraron que nos sentiríamos como en casa en la iglesia UU de Eugene, Oregon y nos instaron a que fuéramos. Mi esposa y yo decidimos ir unas cuantas veces. Esa decisión cambió nuestras vidas profundamente.

Como muchos otros, yo había sido UU por treinta años sin saberlo. Nos sentimos inmediatamente como en casa. Creo que existen miles y miles de latinos y latinas que podrían encontrar hogares religiosos en nuestras congregaciones. Yo sueño con que un día nuestras congregaciones UU no solo aprendan a llegar a los latino y a darles la bienvenida sino que además algunos de los fuertes valores de nuestra cultura hispana (como el amor de nuestra familia, el respeto a los ancianos, nuestro sentido de comunidad y nuestra pasión por la vida) ayuden a renovar y a transformar nuestras congregaciones. Nuestra gente necesita sentirse bienvenida. Cuando eso suceda, ellos vendrán trayendo sus dones.

morales

Rev. Peter Morales, President, Unitarian Universalist Association